JAPON: UN PAIS EJEMPLAR